Translate

viernes, 10 de marzo de 2017

CÓMO CONSEGUIR UN PESO IDEAL



En el siglo XXI, uno de los mayores problemas en la salud de los hombres es la obesidad, el sobrepeso. Debido a una serie de factores como el sedentarismo, la falta de ejercicio, la alimentación desequilibrada, los alimentos refinados, las emociones frustradas, etc., se producen unos desajustes corporales y energéticos, que se reflejan en un excesivo peso en determinadas zonas del cuerpo. Un exceso de tejido graso depositado por todo el cuerpo, especialmente en el abdomen, muslos y nalgas, y favorecido además por un excesivo consumo de féculas y azúcares refinados, así como al consumo habitual de alimentos mezclados de forma incompatible.

Muchas personas que quieren adelgazar y siguen un método riguroso, se dan cuenta al poco tiempo de que la simple reducción en su ingestión de calorías no supone un éxito a largo plazo. El tiempo que dura la dieta se están sacrificando pensando en un éxito definitivo, pero al poco tiempo se dan cuenta de que todo su intento ha fracasado cuando vuelven a comer sin control.

En la mayoría de las personas que padecen sobrepeso, el problema no se suele producir por estar comiendo continuamente. Al contrario, se sacrifican intentando prescindir de tomar cualquier alimento antes del almuerzo, y estar todo el día sin apenas ingerir nada para llegar a cenar hambrientos y lo que es peor, sin energía alguna para poder digerir lo que consumen entonces. El cuerpo no tiene la energía suficiente para procesar todo el alimento rico en calorías que se toma durante la cena.

La mayor parte de las veces, la debilidad del sistema digestivo, especialmente el órgano que identifica la Medicina Tradicional China como Bazo/Páncreas (Tierra), no es capaz de sintetizar todo lo que el Estómago le suministra. Ingiriendo pocas cantidades de comida, incomprensiblemente también engordan, ya que no la procesan en condiciones.

Los éxitos de las dietas radicales son efímeros. Son una ilusión. En poco tiempo, se vuelve a engordar y a comenzar otra nueva dieta con el peligro que eso supone.

Además de la Dieta, es necesario también algo de ejercicio físico, aunque sólo sea un ligero paseo después de cenar, o incluso, un sencillo ejercicio de Qi Gong que dura unos minutos, realizado en la propia vivienda.

En algunos casos, además de las causas indicadas anteriormente, el sobrepeso puede estar causado por algún desajuste glandular, muchas veces como consecuencia de malos hábitos en la alimentación. Por ello, si cambiamos la forma de alimentación también podemos corregir éstos problemas.

Pero para poder conseguir bajar peso excesivo, no sólo se trata de perder calorías y hacer ejercicio físico. Un aspecto importante a tener en cuenta, es la presión psicológica, las emociones mal gestionadas. En el mundo actual que nos toca vivir, los sinsabores de la vida, el estrés, la soledad o falta de cariño, la depresión, la angustia y sobre todo, el exceso de preocupaciones (que afectan especialmente al Bazo),  hacen que una persona intente llenar el hueco emocional que le falta, mediante una forma de comer sin conocimiento. En estos casos, las curas de adelgazamiento nunca tienen buen resultado, si no se cambia en parte la forma de gestionar las emociones.

También existen otras técnicas como el ayuno en determinadas épocas del año (practicado siempre en todas las culturas, pero peligroso si no es aconsejado o revisado por algún especialista), y las limpiezas de intestinos (por ejemplo, mediante enemas de café en el colon). Pueden servir como una forma de limpieza y desintoxicación del organismo, y ayudan a corregir así los problemas glandulares y de sobrepeso. (Siempre teniendo en cuenta que a continuación se siga practicando una dieta sana).

Existen además otras formas de tratamiento externo como baños o masajes con plantas y esencias. Se trata de balnearios y distintos tipos de masaje que activan los canales energéticos y su circulación a lo largo del cuerpo.

Según la MTC (Medicina Tradicional China), que estudia el cuerpo humano como un microsistema relacionado con el Universo, cuando los canales de energía de los diferentes órganos y entrañas están en desequilibrio, no pueden asimilar de buena forma la energía que los alimentos proporcionan. Poco a poco, van dejando flemas y edemas por el organismo. Para volver a una situación ideal, hay que equilibrar dichos canales.

Una forma de movilizar, excitar o sedar los canales afectados, es mediante la alimentación. Observamos muchas veces personas que no saben alimentarse ni toman alimentos equilibrados, ni lo hacen a las horas adecuadas, ni en la cantidad recomendable.

Hay personas, que de vez en cuando, en determinadas épocas del año piensan en bajar peso a base de un régimen, tomando a lo largo del día solamente piña, manzana, infusiones, etc. Después de este régimen, nuestro cuerpo no tiene energía suficiente para digerir ni procesar los alimentos que realmente necesitamos.

Es necesario seguir siempre unas normas sencillas pero consistentes. No se trata de organizar unas dietas estrictas a base de pasar hambre, sólo consumiendo un tipo de alimentos; este modo de alimentación nos puede producir unas carencias peligrosas en nuestro organismo y por ende, problemas a veces irreversibles en el futuro. Cada persona es distinta y tiene por tanto unas necesidades de alimentos distintos.

Para alimentarse de una forma sana, natural y equilibrada, hay que tener en cuenta la importancia de alimentarse correctamente a lo largo de todo el día. Un buen desayuno, un almuerzo apetitoso y una cena no muy tardía ni abundante.

La falta de tiempo, la ansiedad, el estrés, el trabajo lejos de casa, la vida moderna en general, nos aboca a un tipo de vida insana donde la mala alimentación es uno de los ingredientes más nocivos en contra de nuestra salud. Está de moda cada vez más en multitud de personas consumir con avidez un menú de comida rápida, una hamburguesa, sándwich o perrito caliente, acompañados con grandes cantidades de patatas fritas congeladas. Por si fuera poco, lo mojamos con una bebida artificial de gaseosa repleta de colorantes y azúcar. Una comida repleta de grasas animales, azúcares y otros elementos procesados van obstruyendo nuestras arterias irremediablemente y sin compasión.

Enfermedades graves como ataques cardíacos, accidentes cerebro-vasculares y, por supuesto, obstrucción y endurecimiento de arterias, pueden estar provocados por comer alimentos inadecuados pueden aumentar la cantidad de lipoproteínas de baja densidad en la sangre, que también se conoce como colesterol malo. Es posible tener éxito reduciendo los niveles de colesterol simplemente con un cambio radical en la dieta y en el estilo de vida.

La salud general mejora enormemente con una buena dieta, que no tiene nada que ver con el ayuno y el hambre.

Pero cada persona es distinta, y tiene distintas necesidades alimenticias. Por ello, hay que hacer un estudio de profundidad para entender cuales son las causas de su sobrepeso. Planteamos un cuestionario que nos determina cuáles son las necesidades de alimentación para cada individuo particular, estableciendo una prioridad en la ingestión de determinados alimentos que equilibran su organismo, sus órganos y sus vísceras. Combinando éstos con unos complementos alimenticios y plantas medicinales adaptadas a cada persona, la consecución del objetivo es posible. Una vuelta definitiva al peso ideal y a la salud.

En un plazo de 9 meses, sin pasar hambre, y tomando una alimentación sana y equilibrada, se consigue tener el peso ideal. Son 12 distintos menús de 21 días, adaptados a cada caso particular.

Si usted tiene interés en recibir el cuestionario, y una vez estudiado el mismo, quiere recibir unos consejos adecuados para su caso personal, puede pulsar el siguiente enlace.

https://www.paypal.com/webapps/hermes?token=40474093T10437009&useraction=commit&mfid=1489143743182_4fab9631d7128#/checkout/login