Translate

viernes, 14 de julio de 2017

UN SUEÑO REPARADOR

CONSEJOS PARA CONSEGUIR UN BUEN DESCANSO

Podemos citar cuatro formas tradicionales para ayudar a conseguir un sueño profundo y reparador:

1. La acupresión para la mejora del sueño

La acupresión es una técnica curativa antigua, en la que se  utilizan los dedos para presionar puntos claves en el cuerpo, que ayudan a estimular la curación natural. Vemos seguidamente 2 puntos de acupresión que se pueden presionar para inducir un sueño reparador:

Puerta Interior, conocido técnicamente como PC-6, localizado tres dedos por encima de su pliegue de la muñeca, entre los dos tendones de la parte interna del antebrazo izquierdo. Aplique una presión moderada con el pulgar derecho, sosteniendo durante 5 minutos y respirando profundamente. Repita con el otro brazo.

R-1 (Riñón 1), que se encuentra en la parte inferior del pie, en el centro de la planta del pie. Presionar hacia dentro con el dedo pulgar, y mantener la presión durante 30 segundos; relajarse durante cinco segundos y de nuevo continuar así hasta cinco minutos.

Para disfrutar de un sueño profundo y relajante, tratar de hacer 10 minutos de acupresión cada noche.

2. Un sedante tradicional: semilla de azufaifo

En la medicina china se cree que el corazón alberga el espíritu. Cuando el corazón es débil, el espíritu se vuelve inquieto y no puede descansar bien por la noche, con lo que se produce el insomnio o un sueño pobre y no reparador. El remedio a base de hierbas para esta condición es la semilla de azufaifo. Un sedante tradicional, ya que las semillas de azufaifo calman el espíritu, fortalecen el corazón, y son compatibles con una buena noche de sueño. La investigación ha demostrado que esta semilla es rica en saponinas, que promueven la relajación y el sueño, mientras que reducen la irritabilidad y la ansiedad. Una dosis que puede ser efectiva es de 500 mg. al día.
Busque semillas de azufaifo en las tiendas naturistas, en internet, y en herbolarios chinos, donde a menudo se combinan en una fórmula más completa con otras hierbas naturales.

3. Vacía tu mente antes de dormir

El rumiar excesivamente los pensamientos, altera la emoción del canal del bazo, concentra la energía en el cerebro. Por ejemplo, cuando uno reflexiona y está pensando continuamente en problemas, el síntoma más frecuente es el insomnio crónico. En este caso, la energía se queda en el cerebro por la noche en lugar de seguir su curso normal de descender a la parte inferior del cuerpo, lo que permite dormir tranquilo. Hay que tratar de escribir en un diario todas las noches para obtener pensamientos y preocupaciones de tu mente y trasladarlas a un papel.

Otra forma es la meditación, que durante mucho tiempo se ha practicado para ir más allá de la mente pensante y conseguir un estado profundo de relajación.

4. Cuatro ejercicios que se dirigen el insomnio

El famoso médico taoísta Ge Hong, que vivió durante la dinastía Han en el siglo III, promovió este conjunto de ejercicios como la prevención y el tratamiento del insomnio. Estudios chinos indican que estos movimientos mejoraron efectivamente la calidad del sueño de los insomnes crónicos cuando se practica cada noche durante dos a cuatro semanas. Ahora puede probarlos.
Acuéstese boca arriba con las rodillas dobladas. Utilice las manos para tirar de las rodillas hacia el pecho y respirar naturalmente. Mantenga la posición durante un minuto, y luego relajarse, estirar las piernas y descansar los brazos y las manos a los lados.
Permanezca tumbado de espalda, inhale, y estire ambos brazos por encima de tu cabeza. Al exhalar, lleve las manos hacia abajo y masajee su cuerpo desde el pecho hasta el abdomen, dejando descansar después sus manos a los lados. Repita el procedimiento con cada respiración durante un minuto.

Aún tumbado de espalda, cerrar los puños de las manos y colóquelos debajo de su espalda lo más alto posible hacia los omóplatos, un puño a cada lado de la columna vertebral. Haga tres respiraciones completas, y a continuación, vuelva a colocar los puños bajando un escalón y repita; se van moviendo los puños hacia abajo con la tercera respiración hasta que los puños estén a nivel de la cintura. Haga cinco respiraciones aquí. Ahora pon tus puños a ambos lados de la rabadilla y haga cinco respiraciones más.

Acuéstese boca abajo y coloque sus manos debajo de su abdomen. Lentamente inhale, llenando el abdomen y el pecho, y sienta la energía impregnando todo su cuerpo. Luego exhale lentamente y visualice la negatividad saliendo de su cuerpo. Descanse después de cada exhalación y relaje todos los músculos. Haga esto durante un minuto.

5. Una posición para dormir taoísta: El sueño de la postura de los ciervos

Ge Hong recomienda los siguientes cuatro ejercicios anti-insomnio anteriormente a esta postura para especial para dormir.

Gire parcialmente al dormir sobre su lado derecho. Esto se conoce como la "postura del sueño ciervos", ya que tiene una apariencia similar a la posición de un ciervo durmiendo en la naturaleza. Doble su brazo derecho en el codo, con la palma hacia arriba delante de su cara. Descanse su brazo izquierdo con el codo en la cadera, y la mano descansando delante de su abdomen. La pierna derecha se dejará normalmente semirrecta, y la rodilla izquierda está doblada, descansando sobre la parte frontal del muslo derecho.